Select Page

INTRODUCCION:

Un adagio popular dice: “Dos camarones machos  no pueden convivir juntos en una misma cueva”. Cuando se trabaja con una mentalidad de cacique, donde cada quien es jefe de su propia tribu, es imposible tener alguien igual  a mi, trabajando en y para un mismo equipo.

 

Una de las situaciones mas contradictorias y por lo tanto deficientes en el liderazgo cristiano tiene que ver con el trabajo en equipo; por una parte observamos a unos que enseñan sobre la necesidad de trabajar en equipo, pero cuando vamos a ver en la realidad lo que hacen, nos damos cuenta que su equipo lo componen un reducido número   de colaboradores de segundo rango, llamados a veces “pastores  asociados”, cuya función es promover la imagen personal de su líder, ayudar a aumentar el número de su feligresía y congregaciones de su de institución, es decir, viven para desarrollar “su ministerio” pero no el de Cristo.

 

Por otro lado, notamos que algunos hablan del equipo de trabajo, refiriéndose a la junta de diáconos, a quienes sólo les convoca ocasionalmente para informales  de lo que el piensa hacer, y finalmente un cuadro mas triste y vergonzoso, es la de aquellos que sencillamente no tiene equipo, se han hecho autócratas, es decir, gobiernan por si solos, no tiene a quien rendir cuentas y han conseguido una gran cantidad de ayudantes, quienes se limitan a cumplir servilmente con las tareas asignadas.

 

En este tipo de liderazgo, la autoridad es incuestionable; pues se crea la sensación de que al “ungido” no se puede tocar; además la unidad que se pregona, se quiere desarrollar pero,  alrededor de el, su iglesia o ministerio; igualmente no existe una correcta promoción para los ministerios asociados, porque existe el temor y la inseguridad de  que su figura se vea amenazada; de la misma forma la protección que se brinda es insuficiente, pues no existe una justa distribución de los recursos económicos, pues vemos al “gran jefe” recibiendo un salario abultado, del que casi nadie sabe cuanto es, y los demás sobreviviendo con un mínimo.

 

Es por estas razones y  muchas otras, que no hemos desarrollado un equipo de trabajo de “co-iguales”, es decir, personas que fluyan a nuestro nivel, representen una misma autoridad, y disfruten de los mismos logros; aunque reconocemos que cada uno ha recibido de Dios su ministerio y unción en particular, lo  mismo que su propia personalidad y carácter ; pero en un equipo de Reino hemos muerto, a nuestra propio carácter y cultura, para expresar el carácter de Cristo, vivir la cultura del Reino, a fin de vivir gobernados y dirigidos POR y EN un mismo Espíritu.

 

En el gobierno teocrático para la Iglesia, la unción quíntuple se potencializa cuando los ministerios reconocen la necesidad mutua y valoran la función individual de cada integrante del equipo; pues la Biblia dice que,  uno hará huir a mil y dos a diez mil (Deut 32:30), se imagina usted, cuantos haríamos huir tres o cinco en un mismo espíritu; cuando activamos esta ley de la sinergia, se libera un poder de proporciones incalculables, que hará huir derrotado a cualquier poder de las tinieblas que opere en los lugares donde estemos, ya que el diablo respeta únicamente la autoridad del Cuerpo establecida por gente que ha muerto a si misma, y no una multitud que esta reunida, pero no unida en un mismo Espíritu. 

 

Es imperativo que revisemos y retornemos al modelo apostólico neotestamentario; y allí vamos a encontrar principios que nos direccionan en forma correcta y efectiva para cumplir con el llamado de Dios; una de las cosas básicas que aprendieron los discípulos, fue no ejercer la autoridad y cumplir el servicio, de acuerdo a los estándares practicados por los “señores de la tierra” (Mateo 20:20-28).

 

Por eso, cuando el Espíritu Santo descendió SOBRE ellos para gobernarles y darles poder para hacer la misión, ninguno de ellos buscó el protagonismo y figuración personal, pues la Biblia registra en Hechos 2:14, que aunque Pedro era la voz cantante, se puso en pie CON los once, quienes hacían una magnífica orquesta y el pueblo veía y oía una poderosa sinfonía que hablaba las maravillas de Dios; así que, la presentación de este equipo apostólico marcó un precedente para la multitud, y luego se refrendó con la ministración hacia la gente, como lo vemos en el capítulo 3:1 y 11, donde Pedro no buscó el reconocimiento egoísta, sino que le dijo al cojo “míranos”, no le dijo mírame; el sabía que en Juan también habitaba la misma unción.

 

Este modelo se repitió frecuentemente en el libro de los Hechos, en el trabajo de los equipos apostólicos y en las iglesias que establecieron; siendo Antioquía la que mejor expresa el trabajo de “co-iguales”, (profetas y maestros) pues desde allí se origina un mover de equipo y es la plataforma para lanzar un ministerio apostólico-profético influyente, este lugar se convierte en el centro y base de operaciones de los mismos.

 

Veamos algunas particularidades que se registran en el libro de los Hechos y las dos cartas  apostólicas escritas a los tesalonicenses por un trío ministerial (Pablo el apóstol, Silas el profeta y Timoteo el pastor-evangelista: 

 

  1. LA FORMACION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: Hechos 13:1.

Es producto de la dirección divina y no de la conveniencia humana. Algunos se unen en alianzas carnales por motivaciones personales; pero nunca han sido dirigidos por Dios para unirse a gente de un mismo espíritu; sino que prima más la afinidad cultural, racial o nacional.

En Antioquia, Dios unió a gente de distinta clase de nivel social,  nacionalidad y raza para realizar una tarea en conjunto. En mentalidad y equipo de Reino las diferencias personales, culturales y doctrinales, no dominan, pues todos aprenden a someterse mutuamente a las órdenes divinas.

Un presbiterio apostólico se forma por dirección y elección de Dios, no por simpatías personales o manipulaciones políticas, y luego de ser escogidos por el Espíritu Santo, la iglesia los reconoce por  sus capacidades y testimonio ministerial.

 

  1. LA DEVOCION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: Hechos 13:2.

Quien no ha ministrado primero al Señor, no tendrá libertad y autoridad para ministrar luego a la gente. Una de las experiencias mas gratificantes es contar con un equipo que sabe tocar la presencia de Dios y es sensible para escuchar su orientación. Que poderoso es el ministerio que depende siempre de la guía de Dios y no de la agenda propia; que le permite al Señor obrar libremente como El quiere, cuando El quiere y con el que El quiere.

 

  1. LA DIRECCION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO. Hechos 13:4.

Fueron guiados y gobernados por el Espíritu Santo y no los criterios personales. Su agenda estaba determinada por designaciones divinas y no por oportunidades humanas; no buscaban la conveniencia de una mejor promoción o la necesidad de una mayor ofrenda. La guianza del Espíritu era lo que definía la penetración a  nuevos territorios, pues movernos por presunción o intuición humana y no por dirección divina,  es una invitación segura al desastre. (Hechos 16:6-10).

 

  1. LA UNCION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO. Hechos 13:9-12

La llenura del Espíritu Santo era un fluir constante, que establecía autoridad espiritual para confrontar a los enemigos de la justicia, quienes se oponen para que aquellos que la ejercen vengan al conocimiento de la Verdad y pueden legislar con integridad y rectitud .

 

  1. LA PREDICACION PRESBITERIO APOSTOLICO. Hechos 13:16-41

Es un mensaje bibliocéntrico y Cristocéntrico, presentado con claridad y autoridad en un fundamento escritural, que no es producto de la interpretación de una técnica aprendida, sino de la revelación de la Palabra recibida.

 

  1. LA OPOSICION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO. Hechos 13:45 y 50.

Casi siempre se deriva de sectores religiosos, que quieren defender el “status quo” pues temen perder su influencia y poder, prefieren seguir manteniendo sus tradiciones y estructuras que obedecer a los cambios que el Evangelio del Reino les demanda

 

  1. LA MISION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: Hechos 13:47

Está puesto para traer salvación hasta lo último de la tierra. No tiene una visión parroquial, ni compromiso denominacional, ni prejuicio racial. La proyección del equipo apostólico no tiene fronteras de ninguna naturaleza, que limiten su radio de alcance.

 

  1. LA CONVICCION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO. Hechos 14:3

Ellos saben que su confianza está puesta en Dios y no en la ayuda de los hombres, por eso a pesar de la oposición se mantienen firmes en el lugar y en la tarea que el Señor les asignó, seguros que el respaldo a la Palabra vendrá con señales evidentes.

 

  1. LA IDENTIFICACION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO. Hechos 14:11-18.

Es la misma gente quien reconoce su autoridad espiritual y les identifica como representantes  de Dios, ellos no tienen que promocionar su imagen, ni exigirle al pueblo que reconozcan su posición. Además rehúsan atribuirse algún elogio  indigno.

 

  1. LA REPERCUSION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: Hechos 14:21-22

Ellos confirman y exhortan a los creyentes en las iglesias locales, especialmente en los lugares donde la iglesia es perseguida y anima a los creyentes a continuar en la fe. Los equipos apostólicos son necesarios, especialmente en naciones donde la iglesia sufre de persecución.  Ellos van a inspirar estas iglesias y animarles con una palabra de fortaleza. Confirmar significa fortalecer.

 

  1. LA DELEGACION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: Hechos 14:23

Ellos pueden ordenar ancianos en las iglesias que plantan y edifican, delegándoles autoridad espiritual para ejercer su labor.

Este es el comienzo de la reproducción de los presbiterios y los equipos apostólicos.  Una vez que un presbiterio ha sido establecido en una región, ellos son los responsables de formar y eventualmente enviar equipos apostólicos; pues esta estrategia es respaldada por Dios para impactar regiones y llevar a cabo la Gran Comisión.

 

  1. LA COMUNICACION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO. Hechos 14:26-28

Mantenían líneas abiertas para informar a la iglesia de la misión cumplida, reconocían el liderazgo de otros para rendir cuentas y se abrían a la ministración de sus compañeros para ser retroalimentados. (Hechos 15:4).

El equipo es la extensión de la iglesia que los envía;  pues existe una conexión espiritual entre las dos partes;  ya que ambos trabajan unidos y en armonía para el avance del Reino de Dios.  El equipo debe honrar y respetar la autoridad de la iglesia local. Nunca usará su autoridad para imponer nada que vaya en detrimento de la obra.

 

  1. LA DECISION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: Hechos 15:6-29.

Cualquier diferencia de tipo personal o doctrinal, no se definía por opiniones propias y argumentos humanos; sino por la decisión divina. (Vr 28) Un ejemplo clásico lo vemos en la controversia concerniente a la ley, cuando los creyentes  judíos querían imponer a los creyentes gentiles cargas ajenas a sus creencias y se debatió en el concilio de Jerusalén, donde el  asunto no era PONERSE DE  acuerdo, sino ESTAR EN  acuerdo y los apóstoles guiados por el Espíritu Santo se sometieron a las pautas que Dios dijo y esto fue norma para todas las iglesias.

 

Bajo el gobierno Espíritu Santo ellos decretan ordenanzas y mandatos apostólicos que mantienen a  las iglesias locales operando en la libertad del Espíritu y en una misma regla de fe y enseñanza; pues se rompen  las restricciones y normas hechas por el hombre y que son de tropiezo a la iglesia. 

Ellos establecen a los creyentes de la iglesia local para que puedan crecer firmes, dándoles salud y vitalidad; soltando una unción para el crecimiento de la iglesia. (Hechos 16:4-5).

 

  1. LA LIBERACION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: Hechos16:16-18

La podemos ver en dos formas, primero contra las cadenas  del espíritu de adivinación, que  es el espíritu de la serpiente Pitón.  Este es un espíritu que va a ahogar poco a poco la vida de la iglesia.  La serpiente pitón mata a sus victimas apretándolas, sacándoles el aire y dejándolas sin respiración.  Esta es la única liberación apostólica detallada que se registra en el Nuevo Testamento y fue aplicada mediante el poder del nombre de Cristo (vr 18).  

 

Cuando el poder de pitón se rompe se establece una mayor libertad en la iglesia y ella es capaz de respirar nuevamente.  Por eso las iglesias que están en regiones donde la brujería es fuerte,  son beneficiadas con el ministerio de un equipo apostólico.

La otra forma es contra las cadenas de la cárcel, que se logran mediante la oración de fe  y la adoración en el Espíritu (vrs 25-26).

 

  1. LA INCURSION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: Hechos 16:14-15

Dios es quien abre puertas que nadie puede cerrar (I Cor 16:9), y permite que nuestra entrada sea fructífera de tal forma que se puedan ver grandes resultados; pues vamos donde Dios nos envía y no tan sólo donde nos invitan o nosotros queremos ir.  (I Tes 2:1)

 

16 LA INTEGRACION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO. Hechos 17:15.

Eran una fuerza compacta y no querían vivir como el “llanero solitario”. Pablo rogó que viniesen con el y no quiso continuar la actividad misionera hasta que llegaron, se quedó esperándoles en Atenas. En otra ocasión oportunidad de realizar una nueva tarea, pero no quiso hacerlo sólo, pues su espíritu no tuvo reposo hasta que no viniera Tito para acompañarle, era gente que no buscaba honores y reconocimientos personales. (II Corintios 2:12-13)

 

  1. LA MULTIPLICACION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO. Hechos 20:4-6.

Lo que comenzó con unos pocos, ahora se reproduce  poderosamente; se han desarrollado en esta oportunidad siete nuevos ministros, que van a extender la obra en distintos lugares y bendecir a la Iglesia donde ministran.

Un ministerio que no se multiplica hacia afuera, se divide desde adentro. La correcta multiplicación no tiene que ver simplemente con números o multitudes, sino con la esencia de un  mismo espíritu; pues esto es una ley del Reino, que cada semilla se multiplica según su género y especie.

La verdadera multiplicación tiene que ver con la reproducción de la esencia Dios, la extensión de la unción de Dios y la expansión del Reino de Dios.

 

  1. LA INTERCESION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: 1 Tes. 1:4

La intercesión es una parte importante en el ministerio apostólico, por el vínculo existente entre el equipo y la iglesia local, de tal manera que sus oraciones liberan poder a la iglesia para lanzarse hacia una nueva dimensión de gloria y autoridad. Aprendemos a trabajar como si todo dependiera de nosotros  y aprendemos a orar como si todo dependiera de Dios.

Dentro de esta dimensión ya no se ora por cosas terrenales, sino por propósitos eternos.

 

  1. LA DETERMINACION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: I Tes. 2:2

Se necesita operar con determinación para no ser intimidados por la oposición o la persecución; pues nada ni nadie puede frenar el avance de un equipo apostólico que mantiene un compromiso firme y una dedicación apasionada al llamado divino; pues saben que cada obstáculo no son razones para  renunciar, sino desafíos para superar, pues detrás de cada oposición se esconde una gran bendición

 

  1. LA MOTIVACION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: 1 Tes. 2:3  y 5

Tienen motivos puros, hablan la verdad y tienen un corazón integro que no les permite operar con engaños ni mentiras; pues están motivados por una encomienda eternal y no una ganancia temporal. La pureza del mensaje nace de la pureza de las motivaciones y la pureza de las motivaciones nace de la pureza del corazón. Un equipo apostólico debe saber que su mensaje, motivación y método debe ser aprobado por Dios.

Su ministerio no es para obtener dinero, ni van a predicar por recibir ganancia financiera, ellos van porque son ENVIADOS. No son profetas mercenarios como Balaam, que trafican con los dones y venden el llamado de Dios por lucro personal.

 

  1. LA COMISION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: 1 Tes 2: 4

Han sido puestos por Dios quien les ha confiado un mensaje al cual deben ser fieles para predicar y ministrar bajo la revelación recibida, actuar por debajo de este nivel es negligencia,  por la cual serán juzgados un DIA.  El equipo no tiene que vivir para agradar a los hombres, aunque muchas veces su mensaje pueda ser controversial u ofensivo a la mente carnal; ellos buscan la aprobación de Dios y no la aceptación de los hombres; pues predican lo que Dios dice y no lo que la gente quiere oír.

 

  1. LA PROVISION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: 1 Tes 2:5-6

No debemos ser aduladores de los hombres para buscar sus finanzas, sino adoradores de Dios para buscar su presencia, donde hay plenitud de de gozo y provisión.

Un equipo nunca debe convertirse en una carga financiera para las iglesias locales, esto no quiere decir que las iglesias no bendigan económicamente al equipo.  Sin embargo, en algunas ocasiones ellos mismos pueden sustentarse si es necesario,  especialmente en regiones pobres. 1 Tes. 2:9

 

  1. LA COMPASION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: 1 Tes. 2:7

Ellos no van a ser duros con la Iglesia,  pues van a ministrar con cuidado y sabiduría, no vienen a golpear a la oveja sino a bendecirla. Ser tiernos no quiere decir que seamos débiles

de carácter. La ternura y la firmeza van siempre de la mano, pues el pecado se corrige con la misericordia y la verdad.

 

  1. LA CONSAGRACION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: 1 Tes. 2:8

El equipo consagra sus propias vidas por la iglesia local, abren su corazón a la gente;  pues no sólo están para trasmitir una enseñanza sino para transferir un espíritu. Enseñamos lo que sabemos, pero reproducimos lo que somos.

 

  1. LA ABNEGACION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: 1 Tes. 2:9

En algunas situaciones, si fuera necesario, el equipo está dispuesto a hacer sacrificios financieros con el fin de alcanzar las naciones, pues ellos no están ministrando por amor al dinero, sino por amor al Dios que los ha llamado y por amor al mundo donde son enviados.

 

  1. LA CONDUCCION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: 1 Tes. 2 :10

El  equipo apostólico está llamado para presentar un carácter santo en su relación para con Dios, una conducta justa en su relación para con los demás y una conciencia irreprensible  en su relación para consigo  mismo.  Debe conducirse con un nivel más alto que el resto de los creyentes, nada debe ser dicho o hecho que sea pecaminoso y evitar malas impresiones, pues están puestos para ser un modelo de vida en los lugares donde ministran. 2 Tes. 3:7

 

  1. EL CORAZON DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: 1 Tes. 2:3 y 11

Están puestos para exhortar, consolar y edificar a los creyentes de tal forma que experimenten una relación más cercana con el Señor.  El equipo no viene para atraer a la gente hacia ellos, sino hacia Dios;  por el lazo de amor genuino que existe entre el equipo apostólico y las iglesias locales, los creyentes reciben dirección integral efectiva,  basada en una relación  de paternidad espiritual que forma y entrena sucesores y no en una imposición de reglas humanas que busca seguidores.

Dios nos envía para engendrar hijos y no adoptar abortivos;  ya que en la forma como un padre alimenta a sus hijos, es tan importante como el alimento que les suministra.

 

  1. LA DIMENSION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: 1 Tes. 2: 12 y 14.

Ellos levantan el nivel de santidad y rectitud de la Iglesia, animando a los creyentes a andar en dignidad, unidad  e influencia con el fin de agradar a Dios y mostrar al mundo un Reino viviente. Ellos trazan el modelo a seguir para las  iglesias;  pues son los que establecen los planos y diseños espirituales en que las iglesias deben ser cimentadas y construidas.

 

  1. LA PRODUCCION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: 1 Tes. 2:13

La Palabra depositada en la Iglesia por el equipo apostólico va a trabajar efectivamente en los creyentes durante y después de su ministerio;  pues ellos confían en la vida y efectividad de la semilla sembrada en el espíritu del Pueblo, la cual indudablemente producirá fruto según su género.

 

  1. LA INTERRELACION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: 1 Te. 2:17 y 3:12

Aunque el equipo se vaya físicamente, sus corazones permanecen en la iglesia local, en razón de que hay un vínculo genuino que los une. Por otra parte se establece el precedente de rendir cuentas a otros, no es una anarquía donde cualquiera hace lo que se le antoja y también mantener un seguimiento entre las partes comprometidas al llamado del Reino.

Estas relaciones crecen  con el tiempo y su compromiso se hace más fuerte,  pues abre caminos para una mayor confianza e impartición.  Mientras mayor es el amor por la iglesia, más efectivo es el ministerio del equipo.

 

  1. LA OBSTRUCION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: 1 Tes. 2:18

El diablo odia y teme la visita del equipo apostólico,  por eso, tratará de romper las relaciones ente el equipo y las iglesias locales; y es allí, donde la oración ayuda a anular la oposición del enemigo y cumplir los planes y propósitos de Dios.

 

  1. LA SATISFACION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: 1 Tes. 2;19-20

El equipo se gloría en el crecimiento y salud de la iglesia, pues ésta se convierte en  el gozo y corona de su ministerio. Su alegría no son las cosas que adquieren, ni la grandeza de los templos que edifican, tampoco es la cantidad de gente que tienen, sino la calidad de gente que forman, pues saben que ellos son el verdadero templo de Dios.  Filp. 4:1

 

  1. LA EXTENSION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: 1 Tes. 3:2

Ellos procuran establecer y confortar las iglesias locales por medio de otros ministerios; pues su fin no es promover su imagen,  ni afamar su  ministerio, sino activar  el llamado de otros, sin envidias ni competencias, reconociendo que todos somos servidores de Dios.

 

  1. LA SUPERVISION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: 1 Tes. 3:5-10.

El equipo chequea las condiciones de las iglesias locales;  pues no quieren ver perdida su labor por lo ataques del diablo.  Filp. 2:19. No lo hacen bajo un espíritu de control o dominio, sino en una actitud sana, pues saben que, están puestos por Dios para  velar por la salud y desarrollo de la Iglesia. La vida del equipo se conecta a la iglesia en la que sirven;  pues saben que su propia vida depende del crecimiento y la salud de la iglesia; así que su mayor gozo es verles prosperar en todos los niveles.

El equipo completa aquello que está faltando en la fe de los creyentes y no viene a duplicar lo que el liderazgo de la iglesia local ya ha alcanzado.

 

  1. LA REVELACION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: 1 Tes. 4:11-13

Ellos traen entendimiento y revelación de los misterios de Dios a la iglesia local;  pues una de sus mayores funciones es impartir la verdad revelada a fin de que la iglesia reciba edificación y vitalidad.  El equipo ayuda a conocer  nuevas áreas en la dimensión espiritual  para la oración profética, intercesión estratégica, alabanza y adoración, la operación de los dones.  Estas nuevas avenidas del ministerio van a dar una proyección espiritual amplia  a la vida de los creyentes, y afectar positiva y radicalmente la atmósfera espiritual de la iglesia local; impulsándoles a una unción mayor y dándoles una posición efectiva para el ministerio. (I Corintios 4:1)

 

  1. LA RECOMENDACION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: 1 Tes. 5:12-13

Ellos animan a los creyentes para estimar y honrar al liderazgo local a fin de que se respeten las líneas de autoridad; y  de esta forma se mantenga la paz y armonía para el buen desarrollo de la obra. Donde hay rebelión no hay autoridad; y donde no hay autoridad no existe gobierno de Dios y donde no existe el gobierno de Dios no hay orden y justicia.

 

  1. LA EXHORTACION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO: 1 Tes. 5:19 -21

Dada la importancia de las manifestaciones del Espíritu y la dirección profética, el equipo demanda que en la iglesia se crea y practique lo que Dios dice para no ahogar, ni apagar al Espíritu Santo.  (1 Cor. 12:7) ya que la acción de El, en la vida del creyente es la que produce una formación integral. Vr 23.

 

  1. LA ORACION POR EL PRESBITERIO APOSTOLICO: 1 Tes. 5:25

La iglesia local también debe orar por el equipo apostólico;  pues ellos son fortalecidos por sus oraciones y su ministerio será más efectivo en todas las áreas. Es una gran bendición para todo equipo contar con una red de intercesores apostólicos-proféticos, en quien puedan apoyarse para consultas y decisiones estratégicas. 2 Tes. 3:1-2, Rom. 15:30-32

 

  1. LA IMITACION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO. 2 Tes 3:7-9.

Su vida integra expresada por medio del carácter y conducta, es un ejemplo eximio en que los demás son inspirados para imitar; pues ellos marcan el paso que la congregación debe seguir,  no como en el ejército de los hombres donde el capitán dice: “hagan lo que yo digo, no lo que yo hago”; sino como en el ejército de Cristo, donde nuestro Capitán primero comenzó hacer, para luego enseñar. (Hechos 1:1-2)

 

  1. LA REPRENSION DEL PRESBITERIO APOSTOLICO. 2 Tes 3:14-15.

Las indicaciones que parten desde una autoridad apostólica y profética no debe ponerse en tela de juicio; y quienes estén cuestionando todo el tiempo bajo un espíritu de sospecha; deben ser identificados y reprendidos, para cortar cualquier brote de rebelión, a fin de que el resto del cuerpo no sea contaminado.

 

geralt / Pixabay